Contact Us

Use the form on the right to contact us.

Name
Name

New York
New York, NY,
United States

FRASSAÏ is a fragrance and jewelry house born in Buenos Aires and New York. With a sensorial approach to design, each piece is conceived to evoke the senses. Our fine scented candles and eau de parfum collection will transport you into a scented journey through places, memories and time. As part of the house's sustainable approach, all jewelry is handcrafted locally and in small quantities. We utilize recycled materials whenever possible. 

blog

Our blog is about perfume, jewelry and our own creative journey. Embark on this sensorial experience with us to learn more about Buenos Aires, about what makes a candle fragrance or perfume unique, and learn more about our timeless modern jewelry which has a sensorial approach to design. We share details about our luxury scented candles, our handmade sterling silver and gold rings, cuffs, necklaces and earrings. In addition we are sharing exclusive lifestyle tips. 

En busca de la magdalena perdida

FRASSAI

Resulta difícil esquivar el cliché proustiano: la imagen de la magdalena que, al ser sumergida en una taza de té, estremece al narrador desencadenando una retahíla de memorias. La vieja casa gris, el pueblo y la plaza vuelven a cobrar forma a partir del sabor del pastelito.

Cada quien guarda un olor propio que lo transporta ¿Será el aroma de la tierra mojada, las brasas de un fogón o un caballo sudado? ¿O acaso el cajón de una cómoda en la casa de la infancia, los primeros jazmines del verano o la canela sobre un arroz con leche? Al tomar contacto con olores archivados desde nuestra niñez, éstos nos inundan el alma trasladándonos a un lugar seguro y feliz. Sensaciones de protección, amor o libertad pueden ser invocadas por medio del olfato. 

El sistema olfativo mantiene comunicación directa con el sistema límbico, donde "residen" las emociones y los recuerdos. Aunque quizás luego logremos desmenuzar racionalmente la reacción olfativa, nuestro control sobre ella es nulo; por esto las respuestas a los olores -gratos o un poco menos- suelen ser tan prontas y viscerales. Los olores nos invaden sin pedir permiso ¿A quién no se le aceleró el corazón al detectar en la calle el perfume que usaba el primer amor? La estela de naftalina reminiscente de un antiguo jefe malhumorado provoca, en cambio, el efecto opuesto.  

No es casual que los gourmands (una subfamilia de los perfumes orientales en la que predominan notas que sugieren golosinas dulces) tengan tanta aceptación en épocas convulsionadas; ni lerdas ni perezosas, las empresas de fragancias capitalizan en sus fórmulas ese reconfortante poder regresivo.

Si identificamos la paleta de olores de la propia historia, podremos elegir un perfume que los contenga. Así, munidos de nuestra magdalena, viajaremos a los rincones más placenteros del recuerdo. 

 

Caro Fernández